2016 abril

clavi-parte1
Para qué vale una impresora 3D??? Tú pones el límite. (Parte 2).

En una entrada anterior os prometimos contaros como resolvíamos un caso práctico. Un ejemplo más de para qué puede servir una impresora 3D. En el día a día. Un caso real. Os resumimos de qué iba la historia. Alberto sufrió un accidente y tuvo la mala suerte de fracturarse la clavícula. Para esta lesión hay dos opciones: si eres deportista profesional te suelen operan, y si no lo eres te colocan algo parecido a un sujetador o corsé con forma de 8 para reducir la movilidad del hombro y ver si así los fragmentos forman callo y sueldan.  Esta semiinmovilización habitualmente suele durar de 6 a 8 semanas. O más tiempo, como le está sucediendo a Alberto. Vale. Y qué tiene que ver esto con las impresoras 3D??? Ahí vamos. Los que hayáis tenido que llevar el 8 (la inmovilización), sabréis la tortura que supone llevarlo encima día tras día…